domingo, 16 de octubre de 2011

Pan de espelta integral con semillas



Es la primera vez que participo  en HEMC (Hecho En Mi Cocina) y en el World Bread Day (Día Mundial del Pan). Este último tiene lugar el 16 de Octubre de cada año. La de este año ya es la sexta edición y espero volver a presentarme en los años venideros.

Mi propuesta para este evento es la de un Pan con harina de espelta y de trigo, con semillas variadas. Un pan crujiente, con molla y con todos los nutrientes de la tierra.

Hacer pan casero es un poco laborioso, pero vale la pena por su sabor (no tiene nada que ver al que venden por ahí), aroma (que inunda toda la casa) y la experiencia.

¡Venga, animaos!






INGREDIENTES (2 hogazas de pan)

Para el Prefermento:
100 gr de harina de trigo
100 ml de agua
4 gr de levadura en polvo


Para el pan:
150 gr de harina de trigo
250 gr de harina de espelta integral
8 gr de levadura prensada
250 ml agua templada
1 cucharadita de sal
semillas al gusto (girasol, amapola, sésamo, lino,...)






ELABORACIÓN

Primero de todo, realiza el prefermento mezclando los 3 ingredientes (harina + levadura + agua) y déjalo tapado con un film de plástico en un sitio cálido durante unas 5 horas mínimo (puedes hacerlo la noche anterior).

Para hacer la masa de nuestro pan, mezcla las dos harinas, la sal y el agua tibia, tápalo y deja reposar unos 20 minutos.
Este paso se hace para que la harina absorba bien el agua.

Una vez pasado el tiempo, une la masa anterior junto con el prefermento (al que le habrá salido espuma en su superficie) y los 8 gr de levadura prensada. Debes de amasar muy bien, sobre una superficie limpia, durante unos 10 minutos seguidos. Si ves que la masa está muy blanda y no se despega de las manos, no añadas harina, lo que tienes que hacer es seguir trabajándola sin parar y, poco a poco, verás como se va soltando. De la otra forma, si escoges la solución fácil de añadir más harina, lo que obtendrás será un pan muy denso y seco.

Cuando consigas una masa fácil de trabajar, añade las semillas y sigue amasando para que se repartan bien. Coloca la bola de masa en un bol, tapa con film y deja reposar 1 hora y media.

Coge la bola, y sobre una superficie amasa un poco (para extraer el aire), parte la masa en dos y dales forma de bollo, con los pliegues hacia abajo. Deja reposar otros 30 minutos. Con un cuchillo muy afilado corta la superficie del pan para que se creen las crestas (varias líneas paralelas, una cruz, líneas perpendiculares,...)

Precalienta el horno a 250ºC con la bandeja donde vayas a hornear el pan en su interior.
Coloca una hogaza de pan sobre la bandeja de horno caliente, he introduce en el horno a media altura, a la vez que metes también otra bandeja con agua en la parte inferior de éste. Pasados 15 minutos, extrae la bandeja del agua y baja la temperatura a 230º.

El pan estará cocido cuando al darle unos golpecitos en su base, suene a hueco. Si no es así, introduce un rato más.

Deja enfriar sobre una rejilla, para que así circule el aire bien a su alrededor.

Hornea la otra hogaza del mismo modo.



3 comentarios:

  1. tienes razon no hay mejor que el olor de un pan casero reciente hecho! Gracias por tu participación en el World Bread Day 2011.

    ResponderEliminar
  2. Tu ayuda,

    He intentado hacer pan casero muchas veces sin lograrlo. Por favor, dime si se necesita maquina para amasar la masa. Yo no tengo la maquina, no recuerdo ahora su nombre. Si lo intento a mano cres que lo lograre?

    Dejame saber, seguire viendo tu blog.

    Lulu

    ResponderEliminar
  3. Lulú: Claro que se puede conseguir pan amasándolo a mano, sino... ¿cómo nuestros antepasados lo hacían?

    Lo que ocurre es que se necesita práctica. Al principio, no te saldrá muy esponjoso, pero, poco a poco, le irás pillando el truco y llegarás a ser todo un experto.

    Está claro que con la máquina uno se despreocupa y es menos laborioso.

    Ánimo y a ponerse... con las manos en la masa!!! jeje

    ResponderEliminar

Blogging tips