2/11/11

Calabaza asada


Estamos en temporada de calabazas, y por donde yo vivo (zona de Levante) es típico asarlas al horno partidas por la mitad. Se suelen comer de postre, a porciones, y también se pueden acompañar de boniatos asados.

Recuerdo cuando era pequeña cómo mi iaia las llevaba a la panadería del barrio para que se las horneasen, y aún hoy en día, se puede observar alguna persona cargada con la bandeja y una gran calabaza redonda en su interior, en dirección al horno o de vuelta a su casa.

Es una receta muy sencilla de hacer, pero... hay que ver, la calabaza asada qué buena está!


INGREDIENTES (8-12 personas, dependiendo del tamaño de la calabaza)

1 calabaza redonda

ELABORACIÓN

Limpia bien la piel de la calabaza poniéndola debajo del grifo del agua. Sécala y pártela por la mitad, dejando el rabito en el centro de una parte y el culo en la otra.

Coloca ambas partes en la bandeja del horno, apoyadas sobre su piel, sobre papel vegetal, e introduce en el horno, precalentado con anterioridad, durante 1 hora mínimo a unos 210º. El calor del horno deberá ser por arriba y abajo a la vez.

La calabaza estará cuando comience a dorarse por encima y comprobaremos si está por dentro introduciendo un cuchillo y notando que está blandita en su interior.

Se puede consumir templada o fría, y si la calabaza es de buena calidad no necesita de ningún endulzante extra.

Se puede conservar bien tapada en el frigorífico unos 4-5 días perfectamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogging tips