viernes, 29 de enero de 2016

Sopa tailandesa de garbanzos, boniatos y espinacas

Sopa tailandesa vegana


¡Plato exótico que os traigo hoy!

Además sencillo, económico, reconfortante, remineralizante, nutritivo y sabroso ¿Qué más podemos pedir?

La comida tailandesa se caracteriza por una equilibrada mezcla de sabores ácidos, salados, dulces y picantes. Es muy aromática y gracias a la leche de coco, presenta un sabor característico que nos transporta a esas playas cristalinas y paisajes paradisíacos.

El plato que os presento no es receta tradicional de esa tierra, pero sí que está inspirado en ella, es por ello que podremos encontrar ingredientes típicos como el ajo, el curry, el jengibre, la leche de coco, el zumo de lima/limón y la guindilla. Y como elementos 'invitados', pero que conjugan muy bien con el plato están los garbanzos, el mijo y el boniato.

Finalmente, obtendremos un plato completo a nivel nutricional (Legumbre + Cereal), rico en vitaminas y minerales. Y si la acompañáis de una ensalada... ¡sería fabuloso!



Una sugerencia:

Si no le añadís mijo, como he hecho yo, podéis acompañarlo de arroz tipo jazmín (propio de Tailandia).


>>> Si te gusta la gastronomía de este país, no te pierdas otra receta de este estilo: Alubias al estilo tailandés.



Fuente: Viajestailandia.org
Sopa tailandesa vegana
Vegetariano vegano


Sopa tailandesa de garbanzos, boniatos y espinacas




INGREDIENTES (Para 3-4 personas)

300 gr. garbanzos cocidos*
60 gr. de mijo
2 dientes de ajo
1 guindilla pequeña
1/2 cebolla
1 boniato/batata naranja
5-6 champiñones
5-6 hojas de espinacas
200 ml de leche de coco
agua
2 cucharadas de aceite de oliva (de 1ª presión en frío)
1/2 cucharadita de curry
1/2 cucharadita de cúrcuma
1/2 cucharadita de pimentón dulce
pizca canela
1 trocito de jengibre fresco (o en polvo)
pimienta negra recién molida
cilantro/perejil fresco
zumo de una lima/limón



ELABORACIÓN

Pela los dientes de ajo y la cebolla y pícalos fino. Saltea en una cazuela honda, con el aceite de oliva caliente, la guindilla y el jengibre fresco.

Pela y trocea el boniato. Lamina los champiñones. Añade ambos a la cazuela, cuando comience a trasparentarse la cebolla. Salpimienta. Pasados unos 5-6 minutos, añade el conjunto de especias: curry, cúrcuma, pimentón y canela.
Remueve un par de minutos más y, si no te gusta muy picante la comida, te recomiendo que saques la guindilla en este momento y la apartes de la sopa.

Vierte la leche de coco y añade un poco más de agua (más o menos la misma cantidad que de leche).

Lava con agua los granos de mijo en un colador e incorpóralos cuando nuestra sopa comience a hervir. Este cereal, en aprox. 20 minutos está hecho.

Ten en cuenta, una vez pasados 10 minutos de haber echado el mijo, añadir los garbanzos cocidos y escurridos. Prueba de sabor y rectifica si es necesario.

En los últimos 5 minutos, añade las hojas de espinacas en trozos grandes. Una vez pasados 20 minutos, apaga el fuego y deja reposar un par de minutos más.

Sirve en los platos con un poco de zumo de lima/limón por encima y cilantro/perejil fresco picado. También, puedes rallar un poco de la piel de la lima o el limón para darle más frescura al plato.

¡Espero que os guste!


* [He utilizado garbanzos cocidos por ser más rápidos que si estuviesen secos, pero si queréis hacer la receta con los otros, os recomiendo que primero, tras haberlos tenido a remojo toda la noche, los cozáis por separado en una olla exprés (de 8-14 minutos estarán, dependiendo de la variedad de garbanzo). Así, una vez los tengáis, podéis seguir la receta tal cual].


Sopa tailandesa vegana

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blogging tips