martes, 26 de abril de 2016

Arroz integral con espinacas, coles de Bruselas y zanahorias glaseadas

Arroz integral con espinacas, coles de bruselas y zanahorias glaseadas





Hola a tod@s!

¿Qué tal durante estas semanas? Yo, poco a poco, estoy volviendo a la normalidad, pero aún me está costando. Para l@s que no os enterásteis, he estado alejada, tanto del blog como de las redes sociales, por cuestiones de salud, ya que mi Little-Veggie me contagió la varicela.

Sí, habéis leído bien, con 36 años y con varicela. Ahora, ya ha pasado casi 1 mes desde el primer brote, pero aún me quedan marcas en la piel y, especialmente, un dolor contínuo en la zona dorsal de la espalda. Pero bueno, tengo la esperanza que con el tiempo se me vaya pasando...

No me he podido aguantar más y, como os echaba tanto de menos, hoy subo una receta tan sencilla como rica.

Aprovechando las verduras de plena temporada, os propongo un arroz integral con un salteado de espinacas frescas al ajillo; unas coles de Bruselas al horno y unas zanahorias glaseadas también al horno.

¡A ver qué os parece!


Arroz integral con espinacas, coles de bruselas y zanahorias glaseadas


Recetas veganas

Arroz integral con espinacas, coles de Bruselas y zanahorias glaseadas



INGREDIENTES (2-3 personas)

200 gr. de arroz integral
1 diente de ajo
1 trocito de raíz de jengibre
un manojo de espinacas frescas
Un buen puñado de coles de Bruselas
5 o 6 zanahorias (si son con su propio tallo mejor, ya que son más finas)
Sal marina o del Himalaya
Pimienta negra recién molida
Aceite de oliva (de 1ª presión en frío)

Para el glaseado:
1 cucharadita de mostaza de Dijon
2 cucharadas de sirope de ágave
1 cucharada de aceite de oliva (de 1ª presión en frío)
1 cucharadita de tamari o salsa de soja
Tomillo



ELABORACIÓN


Lava el arroz integral y échalo a la cazuela con abundante agua salada hirviendo. Cuece lo que te indique el paquete (suele tardar de 25 a 45 minutos, según la variedad del arroz).

Limpia las coles de Bruselas y pártelas por la mitad si son muy grandes. Colócalas en un lado de una fuente apta para el horno. Salpimienta y riega con un chorrito de aceite de oliva.

Limpia y pela (en el caso de que no sean ecológicas) las zanahorias. Si tienen las ramitas verdes puedes dejar parte del tallo. Ten en cuenta, que si son muy gruesas, deberás partirlas por la mitad, de manera longitudinal. Disponlas en el otro lado de la fuente donde se encuentran las coles.

Para preparar el glaseado, en un bol pequeño mezcla bien todos los ingredientes. Con la ayuda de una pincel de cocina (o una cucharita) riega las zanahorias por ambos lados.

Introduce la fuente en el horno, a media altura y previamente precalentado a 180ºC. Transcurridos unos 10-12 minutos, o cuando observes que comienza a dorarse por la parte de arriba, dale la vuelta a nuestras coles y zanahorias. Deja dorar por el otro lado.

Limpia y trocea el manojo de espinacas. Pica el diente de ajo y saltea en una sartén con 1 cucharada de aceite de oliva y un trocito de jengibre. Cuando comience a dorarse el ajo, incorpora la espinaca y saltea un par de minutos. Salpimienta.

Para montar el plato, primero escurre el arroz y colócalo bien caliente en el plato. Seguidamente, cubre con unas cuantas espinacas salteadas y, encima de ellas, dispón las zanahorias glaseadas y las coles de Bruselas.

Y... voilà!
Ya tienes un plato delicioso con el que sorprender, ya que la combinación de sabores es maravillosa.



Arroz integral con espinacas, coles de bruselas y zanahorias glaseadas


domingo, 6 de marzo de 2016

Falafel de habas y garbanzos


Falafel de habas y garbanzos




Aquí os traigo la receta que hice la semana pasada con esas habas frescas tan preciosas, que me trajeron directamente de la huerta.

Algunos puntos nutricionales de esta legumbre son:

- Ricas en proteínas (6% en tiernas y 26% en las secas).
- Contiene vitaminas como Vit. A, Vit. C,la Vit. B1 o niacina, Vit. B2, Vit. B3, Vit. B6, Vit. B9 o ácido fólico.
- Minerales: manganeso, hierro, cobre, calcio y fósforo
- Alto contenido en aminoácido L-Dopa (Muy beneficioso para personas con párkinson y alzheimer).

¿Y qué podía preparar con ellas? ¡Pues un rico falafel de habas!

Hace tiempo que publiqué una receta de falafel de garbanzos y hoy os quiero enseñar ésta que, pese a ser menos conocida, es otra variedad de falafel y, en realidad, se asemeja más a la receta original que la de garbanzos sólo.

Hay variantes en la elaboración del falafel según el país en el que se haga. La variante egipcia se elabora únicamente con habas, mientras que el falafel de Oriente Medio suele mezclar habas y garbanzos.

Aunque hoy en día, el falafel que más se conoce en los países en los que este plato se ha introducido  es el que se elabora, únicamente, con garbanzos.

Así que, para enriquecer más aún nuestras cocinas veganas, y no veganas, y además para que no se pierdan las recetas originales con el paso del tiempo, os dejo la receta de Oriente Medio: un riquísimo falafel de habas frescas y garbanzos con el que disfrutaréis como loc@s. ¡Os lo prometo!

Y para mojar... una salsa de 'yogur' vegana y raw, supersencilla de preparar.

¡Ya me contaréis! Disfrutad lo que queda de fin de semana!!!!



Falafel de habas y garbanzos

Salsa de 'yogur' vegana

 

Recetas veganas

Falafel de habas frescas y garbanzos




INGREDIENTES (Para 12 uds. aprox.)

1 taza de garbanzos secos
1 taza de habas frescas peladas
2 dientes de ajo
1/2 cebolla (morada o blanca)
Un puñado de perejil o cilantro fresco
1/2 cucharadita de Sal marina/Himalaya
1 cucharadita de cominos molidos
Pimienta negra recién molida
Semillas de sésamo
Aceite de oliva (de primera presión en frío)

Salsa de 'yogur' vegano:
1/2 taza de almendras repeladas (o nueces de macadamia)
Un buen puñado de piñones
Zumo de 1/2 limón
Unas hojas de perejil o cilantro fresco
Unas hojas de menta fresca
Pizca de sal marina/Himalaya
Pimienta negra recién molida
1 cucharada de aceite de oliva (de primera presión en frío)


Sugerencia para el montaje:
Pan de pita / Tortillas de espelta
Hojas de lechuga
Col lombarda
Pepino
Tomate
Brotes germinados (alfalfa, rabanitos, puerro...)



ELABORACIÓN

La víspera, pon a remojo en agua los garbanzos secos.

El mismo día que vayas a preparar el falafel, sumerge las almendras y piñones en agua fría para así activar encimáticamente las semillas. Déjalas así unas 4 horas.

Escurre, enjuaga los garbanzos (que habrán duplicado su tamaño) y vuelve a escurrir. Colócalos en un procesador de alimentos/picadora/batidora junto con la media cebolla, los 2 dientes de ajo pelados, las habas frescas, los cominos, la sal y la pimienta negra molida. Tritura todo el conjunto hasta obtener una pasta. [A mí me gusta no triturar demasiado y que el falafel quede con una textura más granulosa que pastosa, pero supongo que eso irá a gustos ;) ]

Una vez conseguido, incorpora las semillas de sésamo además del perejil o cilantro fresco y picado a cuchillo. Vuelve a mezclar. Deja reposar unos 20-30 minutos.

Forma bolitas con las manos del tamaño de una nuez. La forma es libre así que si quieres puedes dejarlas en forma de bola, croqueta (más alargada) o aplastarla un poco.

Para cocinarlas, puedes hacerlas tanto fritas en aceite de oliva como al horno. De la primera manera te quedarán más crujientes y de la segunda más ligeras. Decide tú. [Las de la foto están fritas].

Si las fríes recuerda que el aceite de oliva tiene que estar bien caliente pero sin llegar a humear. Fríe moviéndolas de vez en cuando para que se doren uniformemente.

Para preparar la salsa de 'yogur' vegano, escurre las almendras y piñones activados. Coloca en un vado de batidora o procesadora junto con el zumo de limón, sal, pimienta y aceite. Tritura todo el conjunto hasta obtener una pasta homogénea y suave. Aligera al gusto con un poco de agua.
Pica el perejil y la menta a cuchillo y añádeselo a nuestra salsa.

Monta nuestra pita con lo que más te guste o con los ingredientes que te sugiero arriba.

También, lo puedes degustar en una ensalada completísima como la que aparece en la fotografía inferior.

¡Disfruta de estas deliciosas croquetas de falafel!


Falafel de habas y garbanzos

lunes, 29 de febrero de 2016

Tarta especiada de zanahoria con nata de coco [¡Mi tarta de Cumpleaños!]

Tarta vegana especiada de zanahoria con nata de coco.




Buenísisma!!!!!!!!!!!!!!!!

Como no podía ser de otra forma, el viernes pasado me preparé para mi cumpleaños la famosa Carrot Cake pero eso sí, con unos cuantos retoques.

Me inspiré en una de las recetas de Sarah Britton del blog My New Roots, que os recomiendo fervientemente, y que adapté a la temporada de zanahorias en la que nos encontramos ahora mismo.

¡He de decir que nos ha encantado esta tarta!

Parece muy laboriosa, pero realmente no necesita mucho tiempo de ejecución. Además, el resultado final bien merece la pena, ya que la jugosidad del bizcocho junto con la suavidad y dulzura de la nata de coco crea una explosión de sabores para el paladar... Ummmhhhh!!!!

Además, ¡ya veréis como sorprende a todo el mundo!

Bueno, no podía esperar más para compartir con tod@s vosotr@s la gran receta de Mi tarta de Cumpleaños y daros las gracias por seguir conmigo tras todos estos años.

Como ya sabéis, no suelo subir fotos mías al blog, pero no podía evitar ésta en la que aparecemos al completo y se me nota lo orgullosa que estoy de ellos y lo feliz que me hacen cada día. Os quiero!!!

¡¡¡¡Un besazo muy fuerte!!!!



Tarta vegana especiada de zanahoria con nata de coco.


Vegan Carrot Cake. Tarta de cumpleaños vegana .

Tarta especiada de zanahoria y nata de coco 

[¡Mi tarta de Cumpleaños!]


INGREDIENTES

Secos:
200 gr. de harina integral de espelta
100 gr. de harina blanca de espelta
150 gr. de azúcar integral de caña (o azúcar de coco)
1 cucharadita de bicarbonato en polvo
1 cucharadita de levadura química
Pizca de sal marina/Himalaya.
100 gr. de nueces troceadas.

Especias: 1 cucharadita de canela; 1 cucharadita de vainilla en polvo; 1/2 cucharadita de nuez moscada; 1/2 cucharadita de clavo en polvo; 1 cucharadita de jengibre en polvo.

Húmedos:
300 gr. de zanahoria fresca
200 ml. de leche vegetal (avena, almendras, soja...)
90 ml. de aceite de oliva (o aceite de coco)
2 cucharadas de semillas de lino (o de chía) + 4 cucharadas de agua
1 cucharadita de vinagre de manzana

Para el froosting o nata de coco:
2 latas de leche de coco
Pizca de vainilla en polvo
Sirope de ágave (al gusto)




ELABORACIÓN

Lo primero de todo, enfría las latas de coco en el frigorífico con una antelación mínima de 4 horas.

Coloca las semillas de lino en un bol pequeño y añádele 4 cucharadas de agua para que segregen los mucílagos, un tipo de fibra soluble gelatinosa (esto sustituirá al huevo).

En un bol grande, mezcla todos los ingredientes secos: harinas, azúcar, bicarbonato, levadura química, especias y sal. Reserva las nueces para el final.

Añade a la mezcla anterior los líquidos menos el vinagre: leche vegetal, aceite, zanahoria rallada fina y la gelatina que se habrá creado del remojo de las semillas de lino. Incorpora también las nueces picadas y mezcla bien. Por último, añade la cucharadita de vinagre y vuelve a remover.

Vierte la masa de nuestra tarta vegana de zanahoria en dos moldes de igual tamaño (también puedes hacerlo en uno sólo). [El mío es de unos 18 cm. de diámetro y lo hice en 2 tandas. Recuerda enharinar los moldes o forrarlos con papel vegetal para evitar que se adhiera la masa].

Introduce a media altura en el horno precalentado a 180ºC y hornea entre 30-45 minutos hasta que al pinchar con un palillo de madera, éste salga limpio. [El tiempo dependerá del tamaño de nuestro molde y el grosor de nuestro bizcocho de zanahoria].

Una vez esté hecho, saca del horno y pasados unos 3-4 minutos coloca nuestro bizcocho sobre una rejilla para que se enfríe uniformemente.

Para preparar el froosting abre las latas fría de coco. Con cuidado, ves cogiendo cucharadas de la parte blanca que habrá solidificado. Evita coger el agua de coco que se habrá quedado en la parte inferior del bote.

[Dependiendo del porcentaje de coco que lleve nuestra lata, obtendremos más o menos parte blanca. Para ir bien, como mínimo debería de contener el 50% de leche de coco. Según la marca esto varía, así que te aconsejo que leas con anterioridad la etiqueta de cada lata, para así elegir la que mayor concentración lleve].

Coloca nuestra crema de coco en un bol o vaso para montar que habrás enfriado en el congelador. Añade la vainilla en polvo y, con unas varillas de montar, ves dándole hasta obtener una crema espesa o nata. Ves añadiéndole, poco a poco, el sirope de ágave hasta endulzarlo a tu gusto.
[Ten en cuenta que cuanto más ágave le añadamos menos montará la nata ya que al ser líquido, la aligera un poco].
Reserva en la nevera hasta que los bizcochos se hayan enfriado completamente.

[Si te ha salido suficiente grosor en los bizcochos, puedes con un cuchillo de sierra (o de cortar pan) partirlos por la mitad para rellenarlos también. De esta manera te saldrán 4 alturas.
Como en mi caso uno me salió más grueso que el otro, sólo corté una parte. Es por ello, por lo que sólo me han salido 3 pisos].

Coloca sobre una tartera o plato la base de nuestra tarta, y ves alternando capas de bizcocho-nata-bizcocho-nata hasta finalizar con nata. Decora con unas nueces y un poco de zanahoria rallada cruda (sécala con una servilleta de papel para extraer un poco el agua y evitar que se apelmace).

¡A DISFRUTAAAAAAR!


Tarta vegana especiada de zanahoria con nata de coco.


Blogging tips