miércoles, 1 de julio de 2015

Helado de cereza y plátano [Raw Food]

Helado vegano de cereza y plátano [Raw Food]



A quien no se haya dado cuenta aún le diré un secreto: Se puede comer sano, nutritivo, sencillo y delicioso.

Es por eso que os traigo esta receta de helado que además es muy rápida de preparar si tienes los ingredientes previamente en el congelador. Además, es ideal para esas meriendas de verano en la que nuestros peques (y no tan peques! jeje) quieren algo que les refresque, o... ¡para comer cuando te apetezca y sin remordimientos!.

Lo que hace tan especial a este tipo de helado (además de su cremosidad) es que es crudo (raw), por lo que contiene todos los nutrientes y enzimas de sus ingredientes de calidad, como el magnesio (relajante muscular y del sistema nervioso), el potasio (para hipertensos/as y deportistas) e hidratos de carbono del plátano, y la vitamina C, calcio, hierro y antioxidantes de las cerezas.

¡Hagamos un hueco en nuestra cocina a los alimentos vivos! 
¿Te atreves?



Helado vegano de cereza y plátano [Raw Food]

 1

Helado vegano de cereza y plátano [Raw Food]


INGREDIENTES (Para 2 personas)

2 plátanos maduros congelados
un puñado de cerezas (50-100 grs. aprox)
Opcional: 1 cucharadita de sirope de ágave


ELABORACIÓN

Lo ideal es tener la fruta preparada y congelada con antelación. Por ello, lo mejor que puedes hacer cuando compres plátanos maduros o cuando los tengas en el frutero a punto de pasarse, los pelas y laminas. Después, los introduces en un tapper o bolsa de congelación para así poder sacar la cantidad que necesites en cada momento. Y... ¡a congelar!

Con las cerezas, puedes hacer lo mismo. Pártelas por la mitad y extráeles el hueso. Congela.

Ahora viene lo mejor...

En el momento quieras preparar el helado, tan sólo deberás dirigirte al congelador, sacar el plátano y las cerezas, ponerlas en la batidora/picadora y darle al botón de encendido. Bate hasta obtener una crema helada suave. Si te gusta más dulce, puedes añadirle una cucharadita de sirope de ágave.

¡A disfrutar!

NOTA
En las imágenes aparece el helado un poco más derretido de lo normal. Esto es debido a que tardé más de la cuenta en hacer las fotos. ;)

Helado vegano de cereza y plátano [Raw Food]

viernes, 12 de junio de 2015

Pasta al pomodoro [= Pasta con salsa de tomate]





Perdonadme que empiece así de dura, pero... no entiendo a esos padres y madres que para comer les dan a sus peques un plato de macarrones refinados con un chorro de tomate frito recién sacado del tetrabrik. Este tipo de comida, además de ser refinada, no aportan apenas nutrientes y, de éstos, ninguno de calidad. Sé que puede resultar un comodín excelente cuando no se tiene tiempo para cocinar pero, por favor, hay que pararse a pensar que todo lo que nos entra por la boca va a parar a todas las células de nuestro cuerpo y de los cuerpos de los más pequeños/as que están creciendo, y que repercutirá directamente en su sistema inmune, nervioso, etc.

Así que, animo a toda estas familias a reservar un poco de tiempo para cuidar de los suyos y de su alimentación, ya que es algo de lo que depende un buen estado de salud, además de prevenir enfermedades. Por cierto... una salsa de tomate casera no cuesta tanto prepararla. ;)

Bueno, después de este sermón os pregunto: ¿Qué tendrá la salsa de tomate que a casi todos/as nos gusta?

Para mí es una de mis salsas favoritas. Además, se puede hacer de mil formas, ya que según los ingredientes que utilicemos será picante, dulce, agridulce, con trocitos como en el pisto, totalmente triturada, con cebolla, calabacín, ajo, puerro, berenjena, pimiento, zanahoria, etc.

Pero, para acompañar una buena pasta, yo os recomiendo (¡es la que más me gusta!) la salsa de tomate en su máxima sencillez, es decir: aceite de oliva, ajo, tomates frescos, sal, pizca de azúcar y albahaca fresca. Si los ingredientes son de temporada y de calidad, además de ecológicos, conseguiréis una salsa con un sabor intenso, que inundará todos vuestros sentidos.

Probadla, porque aunque parezca tan sencilla que apenas vaya a tener sabor o penséis que añadiéndole otros ingredientes... mejorará, de esta manera está espectacular. Ya veréis como ni la propia 'mamma' os superará.

Así que... ¡manos a la obra!


1

Pasta al pomodoro 


INGREDIENTES (Para 2 personas)

Pasta integral ecológica (de trigo común; kamut; espelta;...)

Para la salsa al pomodoro/tomate:
10 tomates tipo pera
2 dientes de ajo
2 cucharadas de aceite de oliva (de 1ª presión en frío)
1 cucharadita de azúcar integral de caña o panela (o sirope de ágave)
sal marina/Himalaya
1 ramita de albahaca fresca

ELABORACIÓN

Pela y pica los dientes de ajo. Ponlos a dorar en una sartén con 2 cucharadas de aceite de oliva.

Pela los tomates y trocéalos. Añádelos a la sartén cuando los ajos adquieran un leve tono dorado. Salpimienta y añade la cucharadita de azúcar. Deja cocinar a fuego medio durante una media hora. Remueve de vez en cuando.

Paralelamente, ves cocinando la pasta en abundante agua hirviendo salada el tiempo que te indique en el envoltorio. Escurre y reserva.

Cuando haya pasado este tiempo, rectifica de sal y coloca por encima unas cuantas hojas de albahaca fresca, de esta manera aromatizarás la salsa. Después de unos 5-6 minutos, retira la salsa del fuego y añádela a tu pasta favorita. Espolvorea por encima un poco de albahaca fresca.

Buon appetito!


jueves, 4 de junio de 2015

Galletas de chocolate y cacahuete

Galletas veganas de chocolate y cacahuete



Muchas veces compramos las galletas del supermercado porque es más cómodo o por falta de tiempo. Galletas llenas de azúcares, grasas saturadas (palma, mantequillas,...), refinadas, que no nos aportan ningún bien. [Ojo con las ecológicas que muchas veces se pasan también con estros ingredientes.]

Pero... donde estén unas galletas caseras, en las cuales has podido elegir y controlar todos los ingredientes que las conforman, que además no llevan ingredientes de origen animal (ni huevos, ni leche, ni mantequilla,...) ni grasas saturadas (mantequillas) ni tampoco ingredientes refinados (harinas blancas) y que están llenas de alimentos ecológicos y nutritivos como la harina integral y completa, los cacahuetes, el aceite de coco, etc, por todo ello, vale la pena los 10 minutos invertidos en la preparación y la espera de otros 10 minutos de cocción.

Porque así, cuando ves que tus peques se las llevan a la boca, sabes que les nutrirá además de que les encantará.

He intentado simplificar los ingredientes al máximo, para, finalmente, obtener una receta rápida que podamos tener en nuestro recetario habitual.
Si os viene mejor, podéis cambiar algunos ingredientes de los que os propongo por otros más asequibles. Éstos los he indicado entre paréntesis.

El único cambio que me crea un poco de duda es, si en lugar de aceite de coco usáis aceite de oliva. ¿Por qué? Pues porque el aceite de coco tiene la particularidad que cuando se enfría se solidifica, y esto el aceite de oliva no lo hace. Supongo que quedarán más blanditas. Si alguien las prueba a hacer con éste último, que me diga por favor cómo han quedado. :)

Bueno, os dejo la receta de estas galletas deliciosas y crujientes, con ese sabor tan intenso a chocolate y el crunchy del cacahuete.

¡A disfrutarlas!


Galletas veganas de chocolate y cacahuete
1

Galletas veganas de chocolate y cacahuete



INGREDIENTES (Para 15- 18 unidades)

2 tazas de harina integral de espelta (harina integral de trigo)
1 taza de azúcar integral de caña
2 cucharadas de cacao puro en polvo
1 cucharadita de vainilla en polvo
1 cucharadita de bicarbonato
2 cucharaditas de polvo de hornear (o levadura química)
1/2 cucharadita de sal marina/Himalaya
50 gr. de chocolate al 70% en tableta (o chips de chocolate negro)
1 puñado de cacahuete crudo (o nueces, almendras, avellanas,...)
1/2 taza de aceite de coco (De 1ª presión en frío.) (O aceite de oliva)
1/4 de taza de leche vegetal (avena, arroz, almendra,...)


ELABORACIÓN

Pica los cacahuetes y el chocolate con la ayuda de un cuchillo o picadora. Buscamos que se puedan encontrar trocitos, por lo que no te pases de triturarlo. Reserva.

Mezcla en un bol todos los ingredientes secos: harina, azúcar, cacao puro en polvo, vainilla, bicarbonato, polvo de hornear y la sal. Remueve. Añade entonces los trocitos de cacahuete y chocolate.

A esta mezcla, vierte el aceite de coco y la leche vegetal. Remueve hasta conseguir una pasta muy densa. Debes tener en cuenta no pasarte de amasar para que las galletas no salgan excesivamente densas.

Con la ayuda de una cuchara, ves cogiendo pequeñas porciones (intenta que tengan el mismo tamaño) y deposítalas en una bandeja de horno cubierta con papel vegetal de hornear. Deja algo de espacio entre ellas porque mientras se horneen crecerán de tamaño. Las puedes aplastar un poco para darle más forma de galleta pero mantén el mismo grosor en todas.

Introduce en el horno precalentado a 180ºC, a media altura, durante 9-11 minutos. Pasado este tiempo (aunque veas que siguen algo blandas, ya que luego cuando se enfríen se endurecerán), saca la bandeja del horno y espera un par de minutos para pasar las galletas a una rejilla y que se enfríen uniformemente.


Galletas veganas de chocolate y cacahuete