martes, 9 de febrero de 2016

Hamburguesa de remolacha, alubias rojas y avena

Hamburguesa de remolacha, alubias rojas y avena



¡Me encantan las hamburguesas vegetales!

Mucha gente me pregunta por qué los veganos y vegetarianos intentamos simular muchas de las comidas en el que el ingrediente principal es la carne o ingredientes animales, como: salchichas, hamburguesas, sobrasada, embutido, quesos...

Y yo les digo... ¡Pero si es que...No lo hacemos! No intentamos conseguir el mismo sabor y por supuesto tampoco engañar a nuestro cerebro, porque ni se puede, ni queremos.
Lo que pretendemos conseguir son platos saludables, sin sufrimiento animal, respetuosos con el medio ambiente y, por supuesto, riquísimos para el paladar.

Es por ello, que cuando me como una de estas hamburguesas no estoy pensando, ni por asomo, en las hamburguesas de las grandes marcas (y que tanto daño hacen), sino que estoy degustando mi hamburguesa vegetal, llena de nutrientes valiosísimos y buenísima, hecha con ingredientes de primera calidad y ecológicos.

Tan sólo añadir... que por llevar una alimentación basada en vegetales no significa que sólo comamos ensaladas y que nos continúa encantando un buen bocata con hamburguesa (vegetal), perritos calientes (veggies), patés vegetales e incluso un filete de seitán empanado.

¿Qué pensáis vosotr@s?



Hamburguesa de remolacha, alubias rojas y avena



Respecto a la receta... hasta este momento, creo que he encontrado LA RECETA PERFECTA DE HAMBURGUESA. 

Si hasta el momento, era la de lentejas la que me chiflaba, ésta la ha desbancado. El profundo sabor terroso de la remolacha, junto con la suavidad de las alubias y el crunchy de los copos de avena y las nueces...
En serio, tenéis que probarla... ¡esta hamburguesa vegana me ha enamorado!

Y, hablando de amor... ¿qué os parece darle forma de corazón y comerla para el día de San Valentín u otro día como regalo a vuestra pareja? ¡El color impresiona!

Lo único que debéis tener en cuenta es prepararla con antelación, el día de antes o por la mañana (si la vais a comer para cenar) porque necesita congelación.

En lo que a nivel nutricional se refiere, es una bomba de nutrientes esenciales, rica en proteínas de calidad, minerales (hierro, calcio, fósforo, potasio, zinc...), Vitaminas (grupo B), ácido graso linolénico u omega 3 y fibra.


¿Te apetece probar un bocado?




Hamburguesa de remolacha, alubias rojas y avena

Vegan

Hamburguesas vegetales de remolacha, alubias rojas y avena



INGREDIENTES (Para 8 unidades)

400 gr. de alubias rojas cocidas y muy bien escurridas (= 3 tazas)
1 remolacha grande (o 2 pequeñas)
1 taza de nueces
1 taza de copos de avena
1 diente de ajo
Sal marina / Himalaya
Pimienta negra recién molida
1 cucharadita de pimentón dulce
Orégano

Sugerencia para el bocata:
Tomate
Cebolla morada
Lechuga y rúcula
Rábanos
Kétchup
Mostaza de Dijon
Pimienta negra
Pizca de sal marina/Himalaya


ELABORACIÓN


Limpia y pela la remolacha. Trocea a cubitos y ponla a cocer al vapor en una cazuela-colador tapada (encima de otra con agua hirviendo) durante unos 15 minutos (hasta que la puedas pinchar bien con un tenedor). Deja enfriar, pero reserva parte del agua de la otra cazuela.

En una batidora/picadora/procesadora de alimentos, pica las nueces un poco. No las hagas polvo, porque queremos notar los trocitos en nuestra hamburguesa. Reserva.

Ahora, pica un poco la remolacha cocida. Ralla el diente de ajo.

Coloca en un bol las alubias escurridas, la remolacha picada, el ajo rallado, las nueces picadas y los copos de avena. Añade todas las especias y mezcla bien. Con la ayuda de un tenedor, aplasta un poco la masa para que las alubias se rompan en trozos más pequeños.
Añade un chorrete de agua caliente, de la cocción de la remolacha, para ayudar a que se hidrate la avena y se amalgame todo el conjunto. Ten presente que la masa no debe quedar muy blanda.

Con la ayuda de un molde, o si no tienes con las manos, ves cogiendo parte de la masa y dándole forma de hamburguesa, de unos 2 cm. de grosor. Colócalas individualmente, sobre papel film y envuélvelas. Congela al menos 1 hora.

En el momento de hacerlas, cocínalas a fuego medio, sobre una plancha o sartén pintada de aceite. Dales la vuelta ayudándote con una espátula, para evitar que se rompan.

Abre el pan de hamburguesa y realiza el siguiente montaje, de abajo a arriba: pan, ketchup, cebolla, lechuga, tomate, salpimienta, rúcula, hamburguesa, rábanos, mostaza y pan.

Puedes acompañarlas de unas chips de kale, chips de patata y boniato, unas patatas especiadas o una ensalada. O... ¡servirlas al plato!


Hamburguesa de remolacha, alubias rojas y avena





jueves, 4 de febrero de 2016

Ensalada de quinoa, calabaza, boniato, zanahorias y rábanos con hummus

Ensalada de quinoa, calabaza, boniato, zanahoria, rábanos y hummus




Como algun@s ya sabréis, aquí estamos en invierno. Lo digo porque no tod@s l@s que leéis este blog estáis en el hemisferio norte.

Y... ¿a qué viene esto?

Pues, como ya sabéis, el cuerpo con la bajada de temperaturas nos pide cosas calientes para ayudar a recogerse y entrar en calor. Pero, como es muy sabio y no debemos dejar de escuchar lo que nos transmite, algunos días nos pide una buena ensalada para comer, de donde pueda sacar las encimas, vitaminas y minerales que necesita (además de una buena dosis diaria de clorofila!).

Me encantan, especialmente en esta época del año, las ensaladas que combinan ingredientes crudos con otros cocinados (a la plancha, al horno, al vapor...). Ese contraste de sabores y texturas, incluso temperaturas, hacen de la ensalada un plato sorprendente, nutritivo y muy sabroso.

La que hoy os propongo es una idea general, ya que he usado quinoa + calabaza + zanahorias + rábanos + aguacate, pero podéis variarla como queráis. Algunas ideas: arroz integral, boniato, nabo, brócoli, garbanzos, lentejas, hinojo... ¡Hay infinidad de combinaciones!

Ésta, el hecho de llevar quinoa, la combierte en un plato completo nutricionalente, con proteína de calidad, ya que este 'pseudocereal' posee todos los aminoácidos esenciales. Además, no hay que olvidar las proteínas que nos aporta el hummus.

De esta manera, conseguiremos una ensalada muy rica en vitaminas (A, C y grupo B), minerales (hierro, calcio, potasio, fósforo...), grasas cardiosaludables (aguacate y aceite de oliva) y encimas de calidad.

En esta receta, la mayor parte de los ingredientes que utilicé son de la tienda Punt de Sabor (en Valencia). Os la recomiendo, tanto en compra online como in situ, para l@s que viváis por aquí, ya que todos sus productos son de agricultura ecológica y de venta directa, sin intermediarios entre agricultor/a y consumidor/a. Además, sus productos son elegidos por proximidad (huerta de Valencia), minimizando así la carga medioambiental que eso implica.

¡FELIZ JUEVES!


Ensalada de quinoa, calabaza, boniato, zanahoria, rábanos y hummus


Vegano

Ensalada de quinoa, calabaza, boniato, zanahorias y rábanos con hummus




INGREDIENTES (Para 3-4 personas)


100 gr. aprox. de quinoa
1 trozo de calabaza (tipo cacahuete)
1 boniato/batata naranja 
2 zanahorias
3-4 rábanos
2 aguacates
Hoja verde: lechuga, espinacas, rúcula, canónigos, escarola...
Hummus (tienes la receta AQUÍ)
Perejil fresco (o cilantro, menta, albahaca...)
Zumo de 1 limón
Sal marina / Himalaya
Pimienta negra (recién molida)
Aceite de oliva (de primera presión en frío)


ELABORACIÓN

Lava muy bien la quinoa en un colador, bajo el agua del grifo. Frota con las manos la superficie de sus granos para eliminar las saponinas, hasta que el agua salga limpia.
Ponla a cocer en un cazo pequeño, con doble cantidad de agua hirviendo (1 parte de quinoa por 2 de agua), tápalo, y deja que hierva a fuego lento hasta que absorba todo el líquido. Una vez esté, pásala a otro recipiente para que se enfríe.

Pela y trocea la calabaza y el boniato, y ponlos sobre una bandeja de horno, cubierta con papel vegetal. Salpimienta y hornea a media altura, a 180ºC unos 15-20 minutos (remueve o gira los trozos a mitad tiempo). Deja templar.

Limpia muy bien el resto de verduras y hortalizas y trocéalas.

Para montar nuestra ensalada, primero haremos una cama o base de hoja verde. Encima colocaremos nuestros tubérculos crudos, la calabaza, el boniato, el hummus, la quinoa y el aguacate troceado.
Aliña con un poco de sal marina o gomasio, un poco de zumo de limón, perejil fresco picado, aceite de oliva y pimienta negra recién molida.

Bon profit!



Ensalada de quinoa, calabaza, boniato, zanahoria, rábanos y hummus





viernes, 29 de enero de 2016

Sopa tailandesa de garbanzos, boniatos y espinacas

Sopa tailandesa vegana


¡Plato exótico que os traigo hoy!

Además sencillo, económico, reconfortante, remineralizante, nutritivo y sabroso ¿Qué más podemos pedir?

La comida tailandesa se caracteriza por una equilibrada mezcla de sabores ácidos, salados, dulces y picantes. Es muy aromática y gracias a la leche de coco, presenta un sabor característico que nos transporta a esas playas cristalinas y paisajes paradisíacos.

El plato que os presento no es receta tradicional de esa tierra, pero sí que está inspirado en ella, es por ello que podremos encontrar ingredientes típicos como el ajo, el curry, el jengibre, la leche de coco, el zumo de lima/limón y la guindilla. Y como elementos 'invitados', pero que conjugan muy bien con el plato están los garbanzos, el mijo y el boniato.

Finalmente, obtendremos un plato completo a nivel nutricional (Legumbre + Cereal), rico en vitaminas y minerales. Y si la acompañáis de una ensalada... ¡sería fabuloso!



Una sugerencia:

Si no le añadís mijo, como he hecho yo, podéis acompañarlo de arroz tipo jazmín (propio de Tailandia).


>>> Si te gusta la gastronomía de este país, no te pierdas otra receta de este estilo: Alubias al estilo tailandés.



Fuente: Viajestailandia.org
Sopa tailandesa vegana
Vegetariano vegano


Sopa tailandesa de garbanzos, boniatos y espinacas




INGREDIENTES (Para 3-4 personas)

300 gr. garbanzos cocidos*
60 gr. de mijo
2 dientes de ajo
1 guindilla pequeña
1/2 cebolla
1 boniato/batata naranja
5-6 champiñones
5-6 hojas de espinacas
200 ml de leche de coco
agua
2 cucharadas de aceite de oliva (de 1ª presión en frío)
1/2 cucharadita de curry
1/2 cucharadita de cúrcuma
1/2 cucharadita de pimentón dulce
pizca canela
1 trocito de jengibre fresco (o en polvo)
pimienta negra recién molida
cilantro/perejil fresco
zumo de una lima/limón



ELABORACIÓN

Pela los dientes de ajo y la cebolla y pícalos fino. Saltea en una cazuela honda, con el aceite de oliva caliente, la guindilla y el jengibre fresco.

Pela y trocea el boniato. Lamina los champiñones. Añade ambos a la cazuela, cuando comience a trasparentarse la cebolla. Salpimienta. Pasados unos 5-6 minutos, añade el conjunto de especias: curry, cúrcuma, pimentón y canela.
Remueve un par de minutos más y, si no te gusta muy picante la comida, te recomiendo que saques la guindilla en este momento y la apartes de la sopa.

Vierte la leche de coco y añade un poco más de agua (más o menos la misma cantidad que de leche).

Lava con agua los granos de mijo en un colador e incorpóralos cuando nuestra sopa comience a hervir. Este cereal, en aprox. 20 minutos está hecho.

Ten en cuenta, una vez pasados 10 minutos de haber echado el mijo, añadir los garbanzos cocidos y escurridos. Prueba de sabor y rectifica si es necesario.

En los últimos 5 minutos, añade las hojas de espinacas en trozos grandes. Una vez pasados 20 minutos, apaga el fuego y deja reposar un par de minutos más.

Sirve en los platos con un poco de zumo de lima/limón por encima y cilantro/perejil fresco picado. También, puedes rallar un poco de la piel de la lima o el limón para darle más frescura al plato.

¡Espero que os guste!


* [He utilizado garbanzos cocidos por ser más rápidos que si estuviesen secos, pero si queréis hacer la receta con los otros, os recomiendo que primero, tras haberlos tenido a remojo toda la noche, los cozáis por separado en una olla exprés (de 8-14 minutos estarán, dependiendo de la variedad de garbanzo). Así, una vez los tengáis, podéis seguir la receta tal cual].


Sopa tailandesa vegana