viernes, 15 de mayo de 2015

Ensalada de fresas y espinacas con aliño de naranja



Hoy os traigo una ensalada bien fresquita y con ingredientes de temporada, que para el tiempo que está haciendo va ideal.

Yo no sé cómo estaréis por vuestras tierras, pero es que aquí, ayer los termómetros llegaron a tocar... ¡¡¡los 53º C !!!!!!

¡Qué locura! Para evitar la deshidratación y con ella el golpe de calor, recordad hidrataros a menudo, bebiendo agua, smoothies, zumos, caldos, bebidas vegetales, batidos naturales, comiendo buena cantidad de frutas y verduras crudas.


Por cierto... hoy  15/05/15 es el FOOD REVOLUTION DAY!

Ésta es una iniciativa creada por el chef Jamie Oliver que busca la concienciación de una mejor forma de alimentarse. 

Es un día de celebración a nivel mundial para que la gente, las familias, los amigos/as se reúnan en torno a la cocina y la comida de verdad, un día para cocinar con los y las peques, para enseñarles alimentos naturales, para que el profesorado introduzca al alumnado en la cocina a través de actividades y enseñando buenos hábitos.

Con todo ello, se pretende concienciar sobre la importancia de lo que comemos y sobre lo bueno que sería conseguir una educación nutricional adecuada para todo el mundo, especialmente los más jóvenes, centrándose en tres sencillas actividades: cocinar, compartir y disfrutar.

Aquí tenéis la página oficial por si queréis informaros y ya de paso... ¡no os olvidéis de firmar para apoyar la iniciativa!



Bueno, os dejo con la receta que apenas necesita explicación. Como nota nutricional tan sólo decir que la vitamina C tanto de las fresas como de la naranja nos ayudará a absorber gran parte del hierro de las espinacas.

¡Buen fin de semana!



1

Ensalada de fresas y espinacas con aliño de naranja

[Puedes variar la cantidad de los ingredientes según tu gusto personal]

INGREDIENTES 

un manojo de espinacas frescas (a poder ser brotes y ecológicas)
fresas (recomiendo ecológicas)
1/2 cebolla morada mediana
un puñadito de piñones
unas chips de maíz

Para el Aliño de naranja y mostaza:
El zumo de 1/2 naranja
1 cucharadita de mostaza de Dijon
1 cucharada de aceite de oliva (de 1ª presión en frío)
pimienta negra recién molida
sal marina/Himalaya


ELABORACIÓN

Limpia las espinacas y trocéalas. Lava y corta las fresas. Trocea la cebolla morada.

Dora los piñones en una sartén a fuego bajo, sin nada de aceite. Remueve a menudo y estate pendiente ya que se queman en seguida. Reserva.

Prepara el aliño mezclando bien todos los ingredientes. Salpimienta.

Pon la ensalada en los platos o bol, añade los piñones tostados, trocea unas cuantas chips de maíz con tus propias manos por encima y aliña con nuestra salsa de naranja y mostaza.

¡Que la disfrutes!




miércoles, 13 de mayo de 2015

Hummus de remolacha

Hummus de remolacha


Muchos y muchas de vosotras sabréis que tengo un Little Veggie de 2 años y medio, que es mi vida.

Pude compartir el día a día con él hasta que tuvo 28 meses, momento en el que tuvimos que recurrir al servicio diario de una guardería porque ambos trabajamos, lo que me planteó en su día varios dilemas que muchas conoceréis de sobra.

La guardería que finalmente escogimos, y que va a corde con nuestra filosofía y forma de educar, es la Escoleta el Trenet.

El Trenet es un lugar mágico donde, por encima de todo, prevalecen las necesidades de los niños y niñas, desde su punto de vista, dando importancia al juego, a la experimentación, a la imaginación, explorando texturas, indagando en la naturaleza, su propio cuerpo, identificando sentimientos, descubriendo el mundo, viviendo con amor y respeto. Donde, además defienden nuestro bien cultural más preciado, nuestra lengua.

No puedo estar más contenta y satisfecha de haberle podido regalar a mi hijo esos momentos tan especiales que ha vivido en l'Escoleta, algunos de los cuales he podido compartir con él, ya que en esta escuela infantil no te quedas en la puerta de la entrada, sino que puedes estar dentro de la clase un buen ratito jugando, leyendo, riendo,... con los y las peques. ¡Además de las excursiones y fiestas!

Ahora que ya se acerca el final de curso, y que después del verano Little Veggie ya irá al cole, sólo puedo decir a toda la gente que hace posible ese lugar maravilloso... ¡GRACIAS!

¡Muchas gracias Viqui, Librada, Inma Luz, Ana, Paco, Anna, Inma y Mariví por promover y luchar por un sitio tan especial como el vuestro, y habernos dejado participar y disfrutarlo todo este tiempo!

Y en particular gracias por no habernos puesto ningún problema en el tema de la alimentación, por dejarme participar en la adaptación del menú vegetariano, en haber podido recomendar platos y recetas personales.

Por todo ello, esta receta de hoy va dedicada con todo mi amor hacia vosotr@s, y en especial para ese gran proyecto de final de curso que conocemos como 'Pataxula'. Espero que os guste y que los y las pequeñas piratas puedan disfrutarla esos días tan especiales.

Por cierto, tan sólo señalar que esta receta es muy rica en hierro gracias a la remolacha, y que junto a la vitamina C del limón ayudará a nuestros peques a absorber mejor este mineral tan importante en esta etapa de crecimiento.

¡Un besazo a tod@s!



Hummus de remolacha


1

Hummus de remolacha 


INGREDIENTES  

400 gr. de garbanzos cocidos
1 remolacha mediana
1 o 2 dientes de ajo
2 cucharadas de tahini (pasta de sésamo)
el zumo de 1/2 limón
1 cucharadita de comino en polvo
sal marina/Himalaya
pimienta negra recién molida
2 cucharadas de aceite de oliva (de 1ª presión en frío)

ELABORACIÓN

Limpia bien la remolacha (no la peles!) y corta los tallos unos 3-4 cm por encima de la raíz (esto evitará que sangre al hervir y se pierdan los jugos, y con ellos las vitaminas y minerales. No tires las hojas ya que las puedes utilizar para ensaladas o batidos).
En un cazo, pon abundante agua salada a calentar. Cuando hierva, introduce la remolacha y cuece durante unos 45 minutos. Hasta que se pueda pinchar bien con un cuchillo. Escurre y reserva.

En una batidora/picadora/procesadora introduce el ajo pelado, los garbanzos escurridos, la remolacha pelada y troceada, el tahini, el zumo del limón, las especias y la sal. Bate todo el conjunto hasta obtener una pasta homogénea y sin grumos. Puedes añadir un poco de agua de la cocción de la remolacha para aligerar la textura del hummus y que no quede tan densa.

Finalmente, añádele el aceite de oliva y vuelve a mezclar.

Sirve con unas tostadas, crudités, chips,... o en bocadillos, canapés, etc.

¡A los y las peques les encanta, tanto el sabor como el espectacular color!


Hummus de remolacha



viernes, 8 de mayo de 2015

Tartaletas de chocolate rellenas de crema de nueces [Raw food]

tartaletas/bombones crudiveganos de chocolate rellenos de nueces



Los y las que me seguís desde hace tiempo habréis observado que poco a poco he ido introduciendo unos alimentos más raros o desconocidos de lo habitual. Siempre he apostado por un tipo de alimentación sencilla, asequible, lo más natural posible y con ingredientes sin procesar para así obtener platos sabrosos, nutritivos y de calidad.

Te preguntarás por qué vengo ahora con este rollo... Sé que de un tiempo hacia aquí he ido metiendo alimentos como el sirope de ágave, el aceite de coco, el vinagre de umeboshi, la alga espirulina, el gomasio, la maca, etc. que muchos y muchas ni sabíais que existían. Todo esto está sucediendo porque después de conocer muchas de las propiedades y beneficios que aportan estos alimentos han hecho que me decante a la hora de elegirlos porque son más saludables para nosotros/as.

Si no los habéis utilizado y tenéis que comprar alguno, sé que os puede parar el precio, pero sólo deciros que aunque sea elevado, su uso es muy prolongado ya que se usan pocas cantidades cada vez.

Bueno, después de toda esta puntualización metámonos en la receta de hoy...

Estos dulces son crudiveganos lo que significa que sus ingredientes no han sido cocinados ni procesados a temperaturas superiores de 42º C. Esto hace que conserven íntegramente todas sus encimas y nutrientes de la más alta calidad, lo que beneficiará a nuestros cuerpos, células, tejidos e... ¡incluso mente!.

Además, es una buena manera de saborear algo dulce de chocolate ya que están absolutamente deliciosos.

Para el relleno he utilizado una base de pasta de nueces casera que es mucho mejor que la que venden en herbolarios o tiendas orgánicas. Os aconsejo no hacer mucha cantidad para que no se oxiden las grasas con el paso del tiempo, y por ello lo mejor es guardarla en un recipiente de cristal y en la nevera.

De igual manera que he preparado la pasta de nueces lo puedes hacer con otros frutos secos para obtener pasta de almendras, pasta de cacahuete, pasta de sésamo o tahini,... Estas mantequillas o pastas también se pueden preparar con los frutos secos tostados previamente que le aportará mayor profundidad en sabor, pero no mantendrá tantas propiedades beneficiosas ni encimas por la acción oxidativa del calor.

¡Manos a la obra y... buen fin de semana!


tartaletas/bombones crudiveganos de chocolate rellenos de nueces


1

Tartaletas de chocolate rellenas de crema de nueces [Raw food]


INGREDIENTES (Para 6 tartaletas)

1/2 taza de aceite de coco de primera presión en frío
1/3 taza de cacao puro en polvo
pizca de sal marina/Himalaya
2-3 cucharadas de sirope de ágave
1/2 cucharadita de vainilla en polvo

Pasta de nueces:

100 gr. de nueces crudas
1 cucharada de sirope de ágave
pizca de vainilla en polvo


ELABORACIÓN

Primero haremos la pasta de nueces. Para ello, las colocaremos en una trituradora/batidora tal cual, sin nada más. Comenzamos a triturar y observaremos como se van haciendo polvo. No te detengas y continúa triturando hasta que ese polvo cambie a una pasta untuosa (esto es debido a los aceites naturales de estas semillas, que comienzan a ser liberados poco a poco). Con la ayuda de una cuchara, ves bajando la pasta que se quede pegada a las paredes del recipiente y continúa triturando hasta que se haga un poco más líquida.

*Es justo en este momento en el que si quieres la pasta de nueces para untar o para otras preparaciones, la tendrás que guardar tal cual en un recipiente de cristal en la nevera.

Añade entonces una pizca de vainilla en polvo y una cucharada de sirope de ágave. Remueve bien y reserva.

Disuelve el aceite de coco al baño maría. Cuando esté líquido retira del fuego y añádele el cacao, la vainilla, la sal y el sirope de ágave. Remueve y mezcla muy bien.

En unos papelitos de moldes para magdalenas vierte 1 cucharada de chocolate en la base de cada uno, y seguidamente coloca en el congelador unos 5-10 minutos.

Saca los moldes del congelador y coloca en el centro de cada uno, una cucharadita de pasta de nueces, con cuidado de no llegar a los extremos.
Seguidamente, vuelve a verter chocolate hasta cubrir el relleno de nuestras tartaletas. Vuelve a introducir en la nevera hasta su consumo (como mínimo 10 minutos).

¡Que lo disfrutéis amores!


tartaletas/bombones crudiveganos de chocolate rellenos de nueces


❤ ❤ ❤